Regionales

Brasil quedó en shock por el inicio de investigación a 76 funcionarios por corrupción

13-04-2017 Comentar

El caso Lava Jato generó derivaciones que ya involucran a ministros y legisladores de todo el arco político. Los ocho ministros de Temer no serán aún separados de sus cargos.





A pesar de que el caso Lava Jato lleva ya más de dos años y de que ya había conocimiento de que las derivaciones abarcarían a numerosas personalidades de la clase política brasileña, la confirmación de que el Supremo Tribunal Federal inició las investigaciones a 76 funcionarios y muchos ex funcionarios desató una tormenta en la opinión pública del país. Y aunque el gobierno intentó bajarle el tono a una situación que golpea al gabinete y a la cúpula del Congreso, no logró contener la ola de críticas y detener la caída de la imagen del presidente Michel Temer.

La lista, que habría sido entregada a la Corte por el juez Edson Fachim contiene el nombre de ocho ministros, un tercio del Senado (24 de 81), casi 40 diputados y tres gobernadores, la mayor parte pertenecientes a los tres partidos principales, el PT, PMDB y PSDB.

El principal diario del país, O´Globo anunció que permitiría a los lectores acceder sin restricciones a los contenidos sobre el caso y el portal del diario Valor Económico, en tanto, publicó alrededor de 60 artículos sobre el hecho.

La noticia provocó la desaparición pública de los involucrados y generó dudas sobre el tratamiento de las reformas económicas pedidas por Temer.

El presidente declaró que no tenía intención de suspender a sus ministros hasta que las denuncias se conviertan en juicios y buscó transmitir normalidad. "El gobierno no para" afirmó.

Entre los ministros que serán investigados se encuentra el jefe de Gabinete de Temer, Eliseu Padilha, quien es considerado un negociador clave en el Congreso y Wellington Moreira Franco, secretario general de la Presidencia -ambos del PMDB de Temer-. Además figuran el canciller Aloysio Nunes, del PSDB, principal aliado de la coalición en el poder.

El cuadro del primer escalón de poder se completa con los ministros Blairo Maggi (Agricultura), Gilberto Kassab (Ciencia y Tecnología), Helder Barbalho (Integración Nacional), Bruno Araujo (Ciudades) y Marcos Pereira (Comercio Exterior).

La lista incluye al presidente del PMDB, Romero Juc, al líder del PSDB y ex candidato presidencial Aecio Neves y a los titulares del Senado, Eunicio Oliveira (PMDB), y de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia (DEM).

"La crisis política se profundizará y nos arriesgamos a una parálisis institucional porque todo el sistema político de Brasil está en cuestionamiento", dijo el senador opositor Jorge Viana, quien también será indagado.

El alcance de la investigación del vínculo entre política y corrupción se constata en los cuatro ex presidentes mencionados en la lista. El hoy senador Fernando Collor, Fernando Henrique Cardoso, Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousseff.










El Cronista

Brasil

Se el primero en comentar

Deje su comentario

Codigo