El empresario intentó pasar el control diciendo que llevaba "un ciervo"

Policiales

Detuvieron a un armero que llevaba en el baúl a un paramilitar ucraniano que entró ilegalmente al país

11-09-2020 Comentar
Juan Manuel Clucellas, uno de los dueños de la armería “La Escondida”, intentó pasar un control policial con un soldado paramilitar ucraniano de 46 años escondido dentro del baúl de su auto, bajo la excusa de que llevaba "un ciervo".










                   Viktor Melnyk | Página12


El extranjero había ingresado al país de forma ilegal al cruzar la frontera con Paraguay y el empresario lo había levantado cuando "hacía dedo", según confirmó. Ambos fueron demorados en la ruta 12, Entre Ríos, por haber violado la cuarentena decretada por la pandemia del coronavirus.

La detención se produjo en Paso Telégrafo, un puesto caminero situado a cuatro kilómetros del límite con Corrientes, donde la policía entrerriana le requirió al conductor del Chevrolet Corsa la documentación del auto y el permiso de circulación.

Cuando los agentes le preguntaron qué llevaba en el baúl, Clucellas, de 46 años, respondió: “Si vos conocés, llevo un ciervo axis”. Sin embargo, al momento de registrar el compartimento trasero los oficiales se encontraron con un hombre con las piernas flexionadas de 1,90 metros de altura y más de 100 kilos. Según su documentación, se llama Viktor Melnyk, es ucraniano, tiene 47 años y reside en Marbella, provincia de Málaga, España.

Melnyk poseía además una credencial como “teniente” de Reales Tercios, una organización paramilitar en la que se encuadran todos aquellos que juran mantener “fidelidad absoluta a la Corona”, según sus principios.

El hombre admitió que había ingresado a la Argentina ilegalmente desde Paraguay, por lo que se sospecha que también llegó a este último país de forma clandestina desde Brasil. En un claro español, le explicó a los agentes que iba a Rosario para asistir al parto de su esposa, quien llegó desde España antes que él.

El juez federal de Paraná, Leandro Ríos, decidió imputarle a Melnyk la violación de la cuarentena y lo dejó demorado en una comisaría de la capital entrerriana, hasta que cumpla los 14 días de aislamiento.

En tanto, Clucellas declaró que vio a Melnyk hacer dedo en la ruta y lo levantó. Según su relato, había ido a pescar a Itá Ibaté, Corrientes, en su camioneta, pero se volvió en el Corsa, prestado por un amigo, para decirle a su esposa que se había roto su vehículo y que debería volver a buscarlo. “Para no venir solo, yo venía en el Corsita, le dije (a Melnyk) que suba”, agregó.

Clucellas, que ahora se encuentra en libertad, recibió la imputación por la violación de la cuarentena y otra por facilitar la entrada o traslado de un extranjero que ha ingresado ilegalmente, pena que implica de 1 a 6 años de cárcel.

La policía se encuentra investigando la identidad de Melnyk y una de las hipótesis que se maneja es que podría tratarse de un sicario. En este sentido, los investigadores solicitaron la intervención de la Dirección Nacional de Migraciones para conocer los antecedentes del extranjero, aunque en principio no tendría pedido de captura de Interpol.

Página 12

Juan Manuel Clucellas , Viktor Melnyk , sicario

Se el primero en comentar

Deje su comentario

Codigo