Nacionales

Las amenazas que sufrieron las maestras de Moreno por dar de comer a sus alumnos

13-09-2018 Comentar

A finales de agosto, la docente del Centro Complementario 801 que fue torturada este miércoles había advertido en un acto callejero sobre uno de los tantos mensajes mafiosos que recibieron por realizar ollas para brindar el almuerzo a 250 chicos. El video.





"Hoy, después de que habíamos terminado la olla, estábamos tomando unos mates y una de las chicas ve que por debajo de la puerta pasan un papel doblado. Lo levanta y ve que decía "siguen ustedes". No entendíamos y salimos. Las chicas que tienen auto ven que todos los autos estaban rayados de punta a punta. O sea que primero fueron los autos y ahora, seguimos nosotras. Perdón que tiemble, pero esto pasó hace media hora", había relatado la maestra Corina de Bonis, del Centro Educativo Complementario (CEC) 801 de Moreno, a finales de agosto en un acto en el centro de la localidad.

En aquella oportunidad, la docente había pedido a la sociedad que difundiera el hecho porque, de ninguna manera, ella y sus compañeras claudicarían en la misión de dar de comer a 250 chicos por día.  "La olla va a seguir porque estamos asustadas, pero no vamos a tener miedo. Así que les pedimos que si pueden apoyar y hacerlo público y contarlo por todos lados. El CEC no va a bajar los brazos. Las ollas por nuestros pibes, nuestras familias y las escuelas vecinas van a seguir", se plantaba Corina.

Esa amenaza se concretó este miércoles sobre su propio cuerpo cuando tres hombres la encapucharon, la metieron en un auto, le dijeron "el que avisa no perdona" y le tajearon el abdomen con la leyenda "Ollas no".

La directora del CEC 801, Leila Méndez, reveló este jueves en declaraciones a Radio 10 que su cuerpo docente había recibido al menos tres amenazas - dos telefónicas y una escrita-. La peor fue de muerte. "En la última nos dijeron que la próxima olla la van a tener que hacer en Güemes y Roldán, que es la dirección del cementerio municipal", contó y aseguró que las mamás y los papás de los alumnos también fueron blanco de mensajes mafiosos.

Las comunidades educativas de Morón mantienen ollas populares mientras las clases se encuentran suspendidas en todo el distrito de Moreno desde agosto pasado, cuando en una explosión en la escuela primaria 49 murieron la vicedirectora, Sandra Calamano, y el auxiliar, Rubén Rodríguez.

Según Méndez, los docentes del CEC le dan de comer diariamente a 250 alumnos, varios de los cuales piden llevarse comida para compartir con sus hermanos y padres. "Es una realidad que está creciendo", lamentó.

 









Infonews
Amenaza

Se el primero en comentar

Deje su comentario

Codigo