Nacionales

En sólo un año, más de mil jóvenes bajaron una app para prevenir suicidios

22-04-2018 Comentar

Expertos advirtieron que la tasa de suicidios en la Argentina cambió su perfil. Antes eran principalmente mayores de 65 quienes se quitaban la vida, y ahora se trasladó a los adolescentes.




La aplicación para teléfonos celulares "Calma", que busca "prevenir conductas suicidas" entre jóvenes y adolescentes, reveló un dato que confirma algo que los expertos venían notando en sus consultorios o salas de asistencia pero que es poco sabido por la sociedad: el elevado índice de chicos argentinos que han pensado en quitarse la vida.

Según los datos de la app, fue descargada por cerca de 1.000 personas desde su lanzamiento un año atrás, afirmaron sus creadores, que participaron del XXIII Congreso Argentino de Psiquiatría que se realiza en Mar del Plata.

Calma es una herramienta interactiva desarrollada en la Argentina por un equipo de profesionales de la salud mental de la Facultad de Medicina de la UBA, y es la primera de ese tipo en países de habla hispana.

De los cerca de 3.500 suicidios que se registran anualmente, 900 son de jóvenes de entre 15 y 24 años


"Su objetivo principal es brindar prevención al grupo etario integrado por los jóvenes y adolescentes, en el que la conducta suicida es un problema", dijo a la agencia de noticvias Télam Federico Daray, investigador del Conicet especializado en psiquiatría y uno de los creadores de la plataforma.

Según Daray, hay cerca de 900 suicidios anuales de jóvenes de entre 15 y 24 años. "Si bien en la Argentina se mantuvo relativamente estable en los últimos 15 años la tasa de suicidios, ha cambiado el perfil: antes eran los mayores de 65 años, y ahora se ha trasladado a poblaciones juveniles", explicó.

A partir de esos datos, el grupo de profesionales se propuso aprovechar el hecho de que la Argentina, según estadísticas internacionales, es uno de los 25 países con mayor uso de smartphones o teléfonos inteligentes.

"El 50 por ciento de quienes se suicidan no llegan al sistema de salud, entonces creemos que este es un recurso complementario a las psicoterapias o los fármacos", aseguró el médico especialista en psiquiatría del Hospital Moyano, Demián Rodante, otro de los responsables del proyecto.

Rodante consideró que "los pacientes no se tienen que adaptar a las intervenciones, sino que las intervenciones se tienen que adaptar a ellos, y aunque los profesionales de la salud mental nos resistamos a herramientas como estas, las personas ya las están usando".

Calma propone una interacción con el usuario que se vuelve cada vez más personalizada, con dos grandes modalidades: una fase llamada "Fuera de crisis", y la otra, "Crisis".

La primera ofrece herramientas que buscan reducir la probabilidad de nuevas crisis a través de recursos como fotografìas, canciones, videos o propuestas de actividades que provoquen bienestar, y que son diseñados con información y contenido que el propio usuario aporta.

La modalidad "Crisis" despliega estrategias para ayudar en situaciones críticas, basadas en el modelo de la Terapia Dialéctico Comportamental (DBT), que prevé herramientas para redireccionar al paciente a un sistema de emergencias donde puedan asistirlo en la ciudad en la que esté, si fuera necesario.










Minuto Uno

Año

Se el primero en comentar

Deje su comentario

Codigo