Habían contratado a mercenarios estadounidenses en una operación que quedó trunca

Internacionales

Revelan un frustrado complot del gobierno de Áñez contra Arce

21-06-2021 Comentar
La historia de la conspiración, según Arce, tuvo su origen en el retorno al poder del Movimiento al Socialismo. El hombre detrás de la conspiración fallida es el hoy prófugo Luis Fernando López, exministro de Defensa. 
Gustavo Veiga

Por Gustavo Veiga







                               Ministro De Defensa Bolivia Noviembre 2019

Golpistas bolivianos frustrados por la demoledora victoria electoral del presidente Luis Arce Catacora planearon una operación encubierta para evitar que accediera al gobierno en octubre del 2020. No consiguieron su objetivo, claro está, pero quedaron al descubierto por una investigación del sitio digital The Intercept. El trabajo se difundió el jueves 17 y ya motivó la respuesta del actual ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Iván Lima Magne. La conspiración que se describe hasta en los más mínimos detalles es atribuida a Luis Fernando López, exministro de Defensa y de Salud del régimen que lideró Jeannine Añez, hoy detenida. Consistía según audios, correos electrónicos y documentos publicados por el medio en la contratación de un grupo de mercenarios estadounidenses con base en Miami para impedir que el MAS llegara al poder. Las fuentes consultadas por los autores del artículo difieren en el alcance que podría haber tenido la operación desestabilizadora. 


El informe de los periodistas Laurence Blair y Ryan Grim repercutió en Bolivia de distintas formas. El gobierno reaccionó en la voz de su ministro de Justicia: “Pensar que nuestras Fuerzas Armadas puedan haber estado involucradas en un segundo golpe de Estado sería grave… Hay que hacer una investigación seria para dar explicaciones al país”, señaló Lima. También aclaró que, aunque las grabaciones sin consentimiento no constituyen prueba judicial en Bolivia, “los indicios que representan nos obligan a investigar”. Medios comerciales como El Deber de Santa Cruz intentaron descalificar la investigación por preconceptos ideológicos. “La información fue divulgada por un medio en línea de orientación izquierdista”, publicó el diario.

La historia de la conspiración según The Intercept tuvo su origen en el retorno al gobierno del Movimiento al Socialismo del expresidente Evo Morales. Con el resultado electoral definido el 18 de octubre de 2020, empezó a tramarse la idea de frenar la llegada de Arce Catacora a la Casa Grande del Pueblo, la sede del Poder Ejecutivo en pleno centro de La Paz. Pero el 8 de noviembre el presidente no les dio el gusto y juró en el cargo.

Blair y Grim escribieron: “Varios de los conspiradores discutieron el envío de cientos de mercenarios extranjeros a Bolivia desde una base militar estadounidense en las afueras de Miami. Estos unirían fuerzas con unidades militares de élite bolivianas, escuadrones de policía renegados y turbas de justicieros en un intento desesperado por evitar que el mayor movimiento político del país regrese al poder”. El plan nunca se ejecutó, pero dejó evidencias de su preparación, según los periodistas. Lo califican también como “un complot golpista aún más flagrante que el de octubre de 2019”.




Página 12





mercenarios estadounidenses , complot , Áñez , Arce , Movimiento al Socialismo , Luis Fernando López , The Intercept

Se el primero en comentar

Deje su comentario

Codigo