Ecología

Campesinos argentinos se forman en agroecología para salvar la Selva Paranaense

16-05-2015 Comentar
La Selva Paranaense agoniza a consecuencia de un modelo productivo que solo ve a la naturaleza como suministradora de recursos




Hablamos con profesores y alumnos argentinos que apuestan por la agroecología para frenar la destrucción de la Selva y proteger su soberanía alimentaria

“Llevo 18 años como productor de tabaco y ¿qué tengo? Mi salud envenenada, la chacra muerta, la tierra no sirve para nada”, dice uno.“Veinte años plantando tabaco, tengo algo pero no tengo deuda por encima de eso”, afirma otro. “Hoy por hoy, las empresas, las compañías ya te traen el paquete armado. Vos te anotás para tantas mil y no te preguntan si necesitas veneno, abono, etc. Después te compran el tabaco al precio y las condiciones que ellos quieren. Y si hay algo que no les gusta, que está un poquito húmedo, un poquito desarmable.. automáticamente te bajan de la cinta y tenés que traer a reformar”, comenta un tercero.Son tres de las muchas voces de campesinos que se oyen desde Misiones (Argentina).

Clase teórica de formación de agropromotores

Las papeleras, madereras, tabacaleras, megarepresas, monocultivos, la extracción de leña para los secaderos de hierba y té, el modelo de turismo depredador, la falta de educación ambiental y la ineficiencia legislación existente…están contribuyendo a la desaparición de la Selva Paranaense en una estrategia global de apropiación de la naturaleza, para beneficio de las transnacionales. Lo denuncian con la misma fuerza con la que claman que en la Selva Paranaense se talan 32 hectáreas de monte por día, desaparecen 12 mil hectáreas cada año y cuatro mil especies. El tucán, el oso hormiguero, la arpía, el macuco, el pato serrucho, la hierba silvestre, el palo roso, el palmito….están en peligro de extinción.

Además, la deforestación realizada por las multinacionales ha empujado al arrinconamiento de los indígenas guaraníes que tienen cada vez menos espacio para su actividad agrícola que les permitía la supervivencia y para los que ahora tienen que recorrer kilómetros. “La agricultura industrializada necesita destruir la naturaleza para existir, una agricultura productivista que tiene como único objetivo utilizar los recursos naturales para producir lucro. Eso da lugar al absurdo de que en la Argentina producimos alimentos para 350 millones de personas y no estamos dando de comer a parte de los 40 millones de argentinos”,afirma Raul Armendy, director del Centro Misionero para la Educación Popular y Asociación para el Desarrollo Integral y Sustentable (CEMEP-ADIS).


Ver nota completa: http://periodismohumano.com/sociedad/medio-ambiente/campesinos-argentinos-se-forman-en-agroecologia-para-salvar-la-selva-paranaense.html


misiones, Contaminación, selva paranaense

Se el primero en comentar

Deje su comentario

Codigo