Columna de Opinión

EMBAJADA / Bonadío no es Macri

27-09-2018 Comentar

Para algunos puede parecer sorpresivo o un tanto insólito este título, sobre todo porque para una parte de nuestro mundo político Bonadío es funcional a Macri, en tanto la persecución judicial que desarrolla sobre Cristina está hecha a medida de sus intereses políticos. 






Pero ocurre que el Law fare no es funcional sólo al macrismo sino que se inscribe en la estrategia regional norteamericana. Tampoco quise titular: BONADÍO ES LA EMBAJADA. Aunque también creo que efectivamente lo es. O lo son, porque habría que incluir a su socio Stornelli. Sin embargo lo estrictamente seguro  -o lo comprobable-  no jurídica pero sí políticamente, es que Bonadío no es Macri y eso es lo necesario para introducirse un poco en la compleja trama que se teje en Comodoro Py  (Carrió y Lorenzetti incluidos) y sus perspectivas sobre la política y la economía nacionales.

Del asunto de los arrepentidos y los Ceos encarcelados es de lo que estoy hablando. Sé que aún muchos no advierten las posibles y graves derivaciones de estos acontecimientos, pero comienzan a formularse diversas interpretaciones.  Al encuadrar Bonadío el accionar de éstos empresarios “arrepentidos”  bajo la carátula de una asociación ilícita (para colmo presuntamente encabezada por Cristina Kirchner) las posibilidades de cárcel y/o agravamiento del significado jurídico de sus arrepentimientos trasciende  a lo que parecía simplemente un acuerdo bajo presión entre los grupos empresarios argentinos y el gobierno, que culminaría con una multa en pesos, la libertad tras una detención breve y luego la continuidad de los negocios de la patria contratista. Cobra un coloratura de traición a los “colaboradores”. 

A tal punto es el agravamiento de la situación de los ejecutivos y propietarios  -y sus empresas- al quedar embolsados en el marco de la “asociación ilícita”, que la UIA y la Cámara Argentina de la Construcción se precipitan en el descrédito y la crisis institucional. Apellidos tradicionales de la Burguesía Argentina ven empañarse los cristales del futuro. La familia del presidente podría hoy, o en un previsible horizonte cercano, quedar involucrada. Macri está, al menos, a tiro de chantaje. Y no podrá “arrepentirse” de ser primo de Calcaterra.

¿ Quién podría estar interesado en un golpe de semejante envergadura que ya traspasó los contornos de “amenaza” ? Basta sobrevolar la dureza de los fundamentos asentados en los expedientes de las causas por la dupla Bonadío-Stornelli para explicar la ausencia de Laura Alonso (sin dudas alfil judicial del presidente y que debiera haber sido protagonista imprescindible en éstas causas de “corrupción”). Más aún Stornelli ha imputado a la Alonso judicialmente fuerte advertencia de lo que le pasaría si mete sus narices. ¿ Quién protege este accionar? ¿ Qué más hay detrás de la causa de los cuadernos?

En esta mirada indagante no puedo separar estos hechos de lo que sucedido en Brasil: una vez caído el gobierno de Dilma y acorralados Lula y el PT, se vino la embestida norteamericana contra sus empresas gigantes, Camargo Correa, Petrobrás y Odebrecht. Aquí como allá para mí lo indudable, es su estrategia de terminar con el ciclo latinoamericano tildado de populista (término demonizado y portador de todos los crímenes posibles) pero en realidad peligroso por su potencial de desarrollo autónomo y que en Argentina y Brasil (allá cómo acá) contenía y aún contiene, los más que embrionarios resortes industriales y científicos para la construcción de un polo alternativo en el marco de un mundo multipolar. 

Arrasar con nuestras perspectivas industriales es el objetivo. Y de los despojos que sobrevivan se encargarán los monopolios buitres para comprarlas a precios viles. ¿ Son sospechas nada más ?

Macri, cómo el aprendiz del hechicero, alentó a Bonadío a ir contra Cristina y ayudó a destapar la olla de los arrepentidos y de allí están saliendo todos las serpientes y demonios que incluso amenazan con llevárselo puesto. O al menos a condicionarlo, apretándolo junto al FMI y el capital financiero internacional, usándolo al servicio de los designios estratégicos norteamericanos mientras sea funcional para luego ser tirado al basurero de la historia.










La señal medios (LIDO IACOMINI)

embajada, Macri

Se el primero en comentar

Deje su comentario

Codigo