Panorama político

Columna de Opinión

El ser o la nada

08-06-2019 Comentar
Entre el desatino insólito del “creo que mi deber es no presentarme a declarar” y el anuncio desopilante de una moneda común con Brasil, Argentina se sumerge en las aguas muertas de “cualquier cosa puede pasar” y “cualquier cosa se puede decir” y así este país se convierte, junto con la palabra, en cualquier cosa, de la mano de Cambiemos.




       Resultado de imagen para galápagos tortoise


Que un fiscal de la República se ampare en sus fueros cuando lo acusan le quita autoridad cuando alguno de sus acusados haga lo mismo. Y su acusada preferida, Cristina Kirchner, cuya persecución es la excusa para ampararse en sus fueros de fiscal, también tiene fueros pero, al revés que él, asiste cuando la convocan. Igual, resulta que el republicano es Carlos Stornelli y la ex presidenta la desacatada. Como no tiene nada que anunciar después de una reunión estéril con el presidente argentino Mauricio Macri, Jair Bolsonaro sacó de la galera una imposible moneda única cuando ni siquiera pueden ponerse de acuerdo en un banco en común. “Ya les dije que no sé nada de economía”, es su frase favorita en Brasil cuando le preguntan por la caída brusca del PBI.

Entre las declaraciones del fiscal que fue declarado en rebeldía después de que se negó cinco veces a declarar en una causa donde hay muchas pruebas que lo acusan, y el anuncio hueco de Bolsonaro que, de realizarse implicaría cederle a Brasil la soberanía monetaria, hay un océano de nada que envuelve a los argentinos en un discurso enloquecedor porque masacra lo correcto, lo real y lo posible.

Mientras el gran fiscal se ufana de su repudio a la ley y dos presidentes anuncian algo que no existe, al mismo tiempo, en el primer cuatrimestre de este año, la ONG Defendamos Buenos Aires contabilizó en el área metropolitana 12.300 jóvenes que abandonaron el país en busca de un futuro que perdieron con la economía macrista. Y el Observatorio de la Universidad Católica dice que el 51 por ciento de los niños argentinos son pobres, que el 35 por ciento tiene que asistir a comedores populares y que el 13 por ciento pasa hambre.

El discurso vacío y la nada por un lado y, por el otro, cifras que muestran un país que se desangra con la emigración de sus jóvenes y el hambre de sus niños y adolescentes. En ese contraste, lo vacío se convierte en perversión o en maldad pura. El discurso engañador reclama el sacrificio de los más vulnerables, los niños, y los jóvenes pobres mientras abre cuentas offshore en paraísos fiscales.

En la ciudad de la nada se camina entre decenas de familias sin techo que duermen en las calles, mientras el discurso de la monstruosidad los estigmatiza como vagos, merecedores de ese destino argentino, de actores de una conspiración política. Lo puede decir un taxista o la vendedora de un comercio que mañana serán expulsados a ese lugar con el que se ensañan. La degradación de la palabra acompaña la degradación de las relaciones humanas.


Página 12

Por Luis Bruschtein, Cambiemos

Se el primero en comentar

Deje su comentario

Codigo