Columna de Opinión

Algo más sobre Venezuela

11-10-2020 Comentar
Difícil entender la cuestión venezolana. Los puntos de vista se amontonan y dificultan una toma de posición o el posible acercamiento a una verdad. ¿Por qué nos importa tanto Venezuela?


Por José Pablo Feinmann








                    La Colombie entend «saboter» les législatives au Venezuela, affirme Maduro


Porque es un país de un continente pobre, devastado por dictaduras y golpes de Estado que propulsa el gran poder del Norte. Eso que ellos llaman “América” (y tantísimos otros países también) porque así se consideran. Creen con firmeza que “América” son ellos, solo ellos, nada más que ellos. Sin embargo, siempre se han encargado de dominar el Sur del continente. Hegel decía que en el futuro se vería la lucha entre la América del Norte y la del Sur. Esa lucha no pertenece el futuro, viene de lejos. 

La conquista de California fue el asalto a un territorio que pertenecía a los mexicanos. México ha padecido largamente su cercanía con EEUU. Hay un dicho –célebre- que dictamina: “Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”. Hoy, eso nos pasa a todos. Que estamos lejos de Dios no tengo dudas o tal vez diría que Dios se alejó de nosotros. Y en cuanto a la cercanía con el Imperio menos dudas tengo aún. El Imperio tiene en cada país latinoamericano embajadas que funcionan como bases militares. 

Ahora, nosotros, tenemos a un embajador de apellido Prado que ha decidido retomar la belicosidad del famoso Spruille Braden. Vino para meterse en cuestiones internas. Dijo, sin más, que quería restaurar la Justicia en este país, el que decimos que es nuestro pero se lo roban y gozan unas pocas familias.

Venezuela también está cerca de los Estados Unidos… y para colmo tiene mucho petróleo. Ya se sabe de qué es capaz el Imperio cuando de petróleo se trata. Ahí está la devastación de Irak y Afganistán. Con Venezuela intentan (hasta ahora) otro camino. Pusieron al payasesco Juan Guaidó de presidente. Y todo el Occidente democrático y civilizado (según creen y dicen) lo respaldó. O sea, Venezuela tiene a medio mundo en contra. Apoyando, para colmo, a un irresponsable cuyo golpe de Estado fracasó en el ya alejado verano de 2019 pero aún sigue intentando las vías antidemocráticas y destituyentes. 

Sólo este encuadre geopolítico bastaría para apoyar al gobierno de Maduro. Toda la derecha lo ataca. Aquí, fue un blanco predilecto de MauMac y todavía lo sigue siendo. De él y de su aliada Bullrich, que directa y sencillamente llamó a la “rebelión” en el país del petróleo. Si en Venezuela sólo hubieran arvejas y rabanitos el país no estaría bloqueado ni asediado por la comunidad mundial del capitalismo financiero. Bullrich no estaría llamando a la rebelión. Y tendrían una saludable existencia económica.

 Si Maduro viola los derechos humanos, quienes lo atacan violan los derechos soberanos de las naciones. Y aún no tengo certezas sobre esa ultradenunciada violación. No me gusta Maduro. Me gustaba Chávez. Pero no se justifica el bloqueo ni el ataque sistemático a un gobierno que está ahí por el voto popular. Todo es parte de un plan impiadoso contra los populismos latinoamericanos. 

Cuando Bullrich llama a la rebelión no sólo habla de Venezuela, habla de Argentina. Aún no lo ha dicho pero en eso están ella y los suyos. El gobierno de los Fernández debe entender que su destino está unido antes al de Venezuela que al del Grupo de Lima, que juega para el Imperio tal como lo hace la OEA. Debió abstenerse. 

Insisto: no me gusta Maduro. Su poder ya no se basa en el pueblo sino en los militares. Lo quieren voltear igual que a Evo Morales. Pero Maduro no es Evo. Nada, sin embargo, justifica lo que le están haciendo. Jeanine Añez y Guaidó son dos caras de una misma moneda. Ni Maduro ni Venezuela se merecen este asedio destituyente internacional. Argentina votó mal, no se puede estar con el Grupo de Lima, que apoyaría cualquier intento de hacer aquí lo que se hizo en Bolivia.


Página 12

Venezuela, Estados Unidos, Petróleo, Maduro, Chávez

Se el primero en comentar

Deje su comentario

Codigo