Columna de Opinión

Ahora, los vietnamitas

15-04-2019 Comentar
Todas las noticias principales de la última semana, excepto por la recuperación de la nieta 129, semana tuvieron como protagonista al Gobierno. Eso obliga a ciertas reflexiones para que cualquier crítica justificada sobre las movidas oficiales no haga perder de vista los grados de responsabilidad opositora. Por Eduardo Aliverti





                         Resultado de imagen para public speaking

       


Como si fuese en forma repentina, el macrismo descubrió que no sólo puede perder en PASO y primera vuelta. Los últimos relevamientos acercados por Jaime Durán Barba, además de sus declaraciones públicas, dejaron un escenario sombrío que incluye caer derrotados frente a Cristina en el ballottage. Y como ya se sabe respecto de los cambiemitas o, por lo menos, de su mesa chica, si no lo dice el ecuatoriano no vale. 

El Fondo Monetario piensa lo mismo y la propia ministra de economía realmente existente, Christine Lagarde, lo advirtió en su mensaje inédito, burdo, insolente, enviado desde Washington. Les recomendó a los candidatos presidenciales que luego de las próximas elecciones se dispongan a mantener las políticas actuales, porque “sería una tontería, de parte de cualquiera, darle la espalda al trabajo que se está haciendo”. 

Se supone que la señora no tiene un pelo de tonta y es consciente de que juega su cargo de directora del organismo. Opta por curarse en salud y previene que el éxito del programa depende de que continúe a rajatabla. Lo prioritario de su virtual amenaza pasa por sugerir ya mismo que Macri no podría ganar de ninguna manera si persisten las actuales condiciones, que todo postulante opositor que triunfase deberá seguramente replantear el pago de la deuda, que las medidas en ese sentido tendrán (alta) aceptación popular y que ni el Presidente ni su equipo parecen tener la muñeca política necesaria para remontar el derrumbe.

Entonces, el Gobierno movió o eso intenta. 


Página 12

Gobierno, macrismo , Jaime Durán Barba, cambiemitas

Se el primero en comentar

Deje su comentario

Codigo